MUVILO.UK



MUVILO.UK adalah mesin pencarian video. Kami telah mengindeks jutaan video dari seluruh dunia

Andrea del boca - Cancion para gritar que te amo ( 1989)


Download video Andrea del boca - Cancion para gritar que te amo ( 1989) with Mp4 Mp3 format only in molore.com [Video]
Name:Andrea del boca - Cancion para gritar que te amo ( 1989)
Duration:3 mnt 24 dtk
Published:21 Desember 2013
Source:Youtube
Like ?:
:Andrea Del Boca (n. Buenos Aires, 18 de octubre de 1965) es una actriz argentina reconocida en varios países del mundo por su participación en telenovelas. También se ha desempeñado como actriz de cine, presentadora de televisión y cantante. En Argentina es considerada una primera figura de telenovelas.

Es la tercera hija del director Nicolás del Boca y Ana María Castro, después de Adrián Del Boca ―hoy médico radicado en los Estados Unidos― y Anabella Del Boca, vestuarista y esposa del guionista Enrique Torres.

Su primer amor fue el cantante y actor José Luis Rodríguez conocido como Silvestre, con quien protagonizó en 1982 la telenovela Los cien días de Ana. No fue una relación muy sencilla. Silvestre, de 29 años, estaba casado con la modelo María Antonia Díaz (conocida como Deborah en el mundo del modelaje), de 41 años, en ese momento embarazada de su tercer hijo. La pasión duró hasta el 1987, cuando el cantante publicó una carta: «Después de cuatro años de pareja con Andrea del Boca, la relación con ella ha terminado». Los años con Silvestre generaron revoluciones que llevaron a un cambio de look a la joven actriz que ahora se mostraba con rulos y con poses y ropas más sensuales.

Tiempo más tarde se conoce el romance que Andrea mantenía con el productor y director de cine Raúl de la Torre, un hombre 28 años mayor que ella, y ex esposo de la actriz Graciela Borges, que se prolongaría durante 6 años.

Luego de la ruptura con De la Torre, aparece en la vida de Andrea el financista estadounidense Jeffrey Sachs, hijo del fundador de las cadenas de bares Dunkin Donuts y 12 años mayor que ella. Parecía la pareja a medida de Andrea y se repartían entre Nueva York y Buenos Aires. Juntos le presentaron al presidente Carlos Menem un proyecto cinematográfico para hacer Evita, alternativo al dirigido por Alan Parker (y protagonizado por Madonna), cuyo director sería Robert Redford y que protagonizaría Del Boca. Ésta deseaba una vez más ponerse en la piel de una heroína fuerte ―en este caso Evita Perón, la más reconocida de todas― pero no pudo. Tampoco prosperó la relación con Sachs más allá de los 3 años de noviazgo.

En 2000 conoció a Ricardo Biasotti, un empresario argentino. De aquella relación Andrea Del Boca quedó embarazada y aunque se separaron, decidió seguir sola con el embarazo. El 15 de noviembre de 2000 nació Anna.

: El tema «Canción para gritar "te amo"» del disco Te amo, suena en el especial de Corín Tellado de 1990 Quiero gritar que te amo.

CANCION PARA GRITAR QUE TE AMO (LETRA)

Hoy al despertar por la mañana
descubrí que nada era igual
no podía pronunciar tu nombre
sin llorar,sin llorar
Tuve mucho miedo del recuerdo
Tuve mucho miedo del dolor
Al pensar como seguir viviendo
sin tu amor.

Pensar que te tuve,pensar que fui tuya
en un rito sublime,insolente y prohibido
mi cuerpo era una fiesta romántica en tus brazos
y estallo la luna acostada a nuestro lado
y no me importo el pecado que inventaron,
me sentí pura, pura y tuya.
Y ahora, como si me despertaran de golpe
ya no soy tuya
porque no estás, y no te busco,
porque te amo y me enojo conmigo por amarte
porque te amo y no, porque te extraño.

Hoy al despertar por la mañana
descubrí que nada era igual
no podía pronunciar tu nombre
sin llorar

Pensar que te tuve
y que fuimos artesanos
de una historia diferente,
de una historia de amor
así de simple, así de terrible
porque descubrí una palabra disfrazada de puñal
y de repente, adiós
y me venció el dolor,
me gustaba decir tu nombre y ya no puedo,
a veces, hasta creo que está olvidado.
y de pronto lo recuerdo, y no lo digo,
sigo llorando a pesar de no tener lágrimas
yo te sigo esperando
porque te amo, y no, Dios mío
cuánto te